Volver al sitio

Cómo emprender en cuarentena y sobrevivir para contarlo

 

 

Juan Santiago, uno de los “padrinos” del mundo emprendedor, recomienda cómo seguir en tiempos de aislamiento.
Ante todo: hay que seguir creando.

· Emprendimientos,startup,financiación

¿Cómo emprender en cuarentena? ¿Se puede barrenar esta ola y salir invictos de este mar revuelto? Sin ánimos de spoilear ni adelantar nada: sí amigos y amigas emprendedores se puede y se debe seguir emprendiendo.

Mientras pasamos el tiempo yendo de la cama al living, entre Netflix y scrolleos interminables, podemos y debemos seguir pensando ideas y formas de seguir adelante porque como dice el dicho “a río revuelto ganancia de pescador”, es decir ante semejante disrupción los emprendedores podemos ser los portadores de una respuesta o solución a muchos de los nuevos desafios que se vienen. ¡A no achicarse!

“El padrino”

Desde Incutex entrevistamos a Juan Santiago, co-fundador de la primera Company Builder Argentina y CEO de Santex, para ver cómo podemos ayudar a los emprendedores que están llenos de dudas en medio de una revolución que seguramente nos llevará a lo que los expertos llaman “la nueva normalidad”.

Al hueso, simple y directo: ¿Se puede seguir emprendiendo durante la cuarentena?

“Claro que sí se puede emprender, de hecho pienso que es un momento único para hacerlo. Para un emprendedor el mejor momento para emprender es cuando hay disrupción y crisis porque de las crisis nacen las mejores oportunidades”, explica Juan Santiago.

Juan es conocido como “el padrino” de los emprendedores por haber acompañado a muchas ideas a ver la luz como puede ser el caso de ClickyPass que fue comprada por el unicornio ClassPass.

¿Qué hacemos?

Juan responde que ante todo hay que entender que esto que está pasando no es una crisis financiera o de contexto como la que hemos vivido antes, “esta pandemia cambió muchos hábitos en los que la sociedad estaba anclada”.

“Al moverse esos ejes muchos de los emprendedores que tenían un proyecto basado en "viejos hábitos de conducta de consumo social" deberán hacer cambios estructurales a sus proyectos a como lo habían concebido pre covid”, Juan Santiago.

Acá va lo más importante: “Hoy alguien que quiera emprender tiene una muy buena oportunidad. Como emprendedor hoy tenés mucho más claro el panorama post Covid, sabés que tenés una aceleración extraordinaria del uso de redes sociales y comercio online. Hoy si tenés un proyecto con base tecnológica contás con una curva más avanzada en cuanto a la adopción de la sociedad respecto al uso de herramientas tecnológicas, es decir, tenés un mercado mucho más amplio y familiarizado con tu propuesta de valor”.

¿Qué falta?

Funding. Quizás uno de los problemas que aparecieron en el marco de la pandemia son los fondos de inversión y sus decisiones a la hora de apostar por un proyecto, readaptando sus tesis de inversión a un mercado post Covid.

Falta de skills. Este nuevo escenario hizo que salgan a la luz algunos aspectos que estaban dormidos o pasaban desapercibidos: la falta de habilidades en algunos líderes para tomar decisiones en el contexto actual.

“El papel del líder va mucho más allá de la dirección de proyectos, tiene que tener además un gran componente humano que le permita encontar el punto justo entre la inteligencia práctica y la emocional" concluye Juan.

Por último, y también en sintonía con la capacidad de liderazgo, no hay que perder el olfato: hay que saber qué cambios llegaron para quedarse y cuáles se van a ir después de la pandemia.

“Va a haber negocios que se van a tener que reinventar para seguir existiendo, van a tener que reacomodar su propuesta de valor de forma significativa. Por otro lado, hay otros negocios que van a dejar de funcionar, simplemente porque no van a llegar a transformarse a tiempo o porque no van a formar parte de la nueva normalidad para el consumidor”, declara.

Simple y directo

Juan recomienda: “adaptabilidad, adaptabilidad y adaptabilidad”. Que no es lo mismo que flexibilidad, es decir: uno puede ser muy flexible en el marco del negocio como fue originalmente concebido, pero sin cambiar su propuesta de valor.

Adaptabilidad es mucho mas profundo, es entender que el agregado de valor puede haber dejado de existir como tal y tener que transformarlo en algo muy diferente para que el cliente de hoy, siga existiendo post Covid.

Es muy probable que ya no exista una solución/proyecto para un problema/desafío determinado, sino que como emprendedores tengamos que juntar distintas partes de distintos proyectos para crear una solución integral a un nuevo hábito de consumo.

Hay que adaptar el producto o servicio, sí, pero sobre todo nuestra cabeza emprendedora.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar